-

-

domingo, 9 de julio de 2017

El vino de Jerez y la huelga de septiembre de 1934.


En ABC de Madrid de 16 de septiembre de 1934 (un mes antes de que en Asturias estalle una revolución obrera) se encuentra un breve acerca de "El enorme estrago de una huelga" donde se explica cómo los arrumbadores de Jerez y los estibadores del puerto de Cádiz se pusieron de acuerdo para decirle a la patronal que había que mejorar salarios, condiciones laborales, etc., con la reivindicación concreta que comentaremos.

El artículo de ABC dice que se exportaban a Inglaterra botas y barricas, no botellas, mientras que tras la derogación de la ley seca en USA sí se disparó la exportación de botellas al mercado norteamericano. Cuatro quintas partes del vino español consumido en USA era, en el primer semestre de 1934, de Jerez; en su mayoría vino embotellado. En 1933 se vendieron a USA 400.000 pesetas en vino embotellado, y en el primer semestre de 1934 tres millones de pesetas ... "y el embotellado representa no solo numerosos jornales en las bodegas, sino trabajo abundante para cuantos obreros han de cooperar en la confección de botellas, tapones de corcho, etiquetas, cápsulas metálicas, envueltas litografiadas, guardas de anca, cajas de madera y precintos, que son la base de numerosas industrias derivadas en aquella región". ABC acusa a los trabajadores, claro, de poner en peligro el avance de la exportación de vino de Jerez a USA...

Al parecer, en 8 de agosto (pero tras un año entero de graves tensiones con la patronal bodeguera) los trabajadores de bodega se declararon en huelga negándose a trabajar con cajas de madera traídas de otras poblaciones. El día 13 de septiembre se declarará una huelga general en Jerez a la que el gobernador civil, Luis de Armiñán, responderá cerrando los centros obreros y con detenciones. El día 18 de septiembre la CNT declara la huelga general en toda la provincia, con respuesta positiva en Cádiz, San Fernando, El Puerto de Santa María...

El historiador Diego Caro describe las causas que dieron término a la huelga: "La proclamación del estado de guerra en toda España y en la provincia de Cádiz traspasa los poderes sobre el orden público del gobernador civil al militar. Se declara la clausura de todos los centros políticos progresistas, incluida la del Círculo Republicano Conservador y se suspende a todos los Ayuntamientos gaditanos de mayorías de izquierdas. En la capital de la provincia, el 7 de octubre, las Asociaciones Patronales Gaditanas, por medio de un telegrama enviado a Lerroux, ponían incondicionalmente a disposición del Gobierno «todos sus automóviles y camiones, así como la prestación personal de sus asociados técnica y profesionalmente para ir allí donde las fuerzas demanden a fin de normalizar hasta donde sea posible la vida de la Patria".



El punto de vista de los obreros en 3 de agosto de 1934:

"Al proletariado en general
¡ALERTA!

Se nos avecina un movimiento a todos los trabajadores, por la clase patronal de Jerez de la Frontera, en el cual tratan en su maniobra bajuna de lanzarnos a un paro general a todo el proletariado.

Hoy el obrero jerezano debe de contar con la suficiente entereza y el ánimo de todo ser humano que trata de librarse de todas aquellas garras que nos aprisionan para que no seamos arrollados por esa clase de parásitos que no piensan nada más que en buscar la forma en que nos puedan ametrallar.

Todo obrero, como un solo hombre, debe de estar alerta en el movimiento que se nos aproxima, para que en el momento más oportuno que observemos la menor represión contra nosotros, lanzarnos todos al paro general. Una vez más, debemos dar la prueba de unión que existe en la clase trabajadora, para que sufran otro mayor desengaño esa clase de vagos, y vea que los obreros se han percatado y se preparan para tener seguridad en sus movimientos. Sin embargo, es tan grave lo que oigo estos días, que mi silencio sería un peligro, aunque sea bajo el anónimo obtenido de cuyas gentes y cuyos procedimientos indignan a todo proletariado. Hay que ser fuerte en nuestras luchas, para no ser vencidos. Joven, que empieza tu vida a florecer, ser voluntarioso para salvar tu organización, que ella te responderá siempre como responde una madre para con sus hijos.

Lo mismo que las circunstancias de la vida moldean a la mayor parte de los individuos, haciéndoles obrar bajo el amenazamiento por el hambre a cambiar de ruta, lo mismo tenemos nosotros que hacer, para con ellos, hasta poderlos aplastar, para recabar de que llegue a nuestras manos todo nuestro producto y no seamos explotados tan miserablemente.


Los momentos se avecinan; todos debemos de llegar a la misma conclusión y con esto ganaremos los desheredados de la vida el agravamiento de las huelgas, formándola en la Revolución Social. Esta es la misión del hombre que lucha con cariño por la igualdad; por ese motivo, estos rumores que se han extendido con referencia a un lock-out los obreros jerezanos debemos cogerlo con entusiasmo para ver si podemos dar un avance para librarnos de la esclavitud en que vivimos; tenemos fe en una revolución; las necesidades son muchas, por la cual atraviesa el pueblo, de manera que si estáis dispuestos a darnos la batalla porque se creen ustedes superiores a nosotros por tener armamento y contar con la fuerza pública, nosotros buscaremos los medios que estén a nuestro alcance para acabar con toda esa clase de salvajes que viven a costa de nuestra sangre y nos roban el pan de nuestros hijos" (El Martillo, 3 de agosto de 1934, Jerez).


Véase: Diego Caro: "Una ciudad paralizada. La huelga general del verano de 1934 en Jerez de la Frontera: http://revistas.uca.es/index.php/trocadero/article/download/1257/1090