-

-

lunes, 24 de abril de 2017

La Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez continúa adelante con sus trabajos (24/04/2017)

Inserto aquí cuatro documentos recientes de la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez:


1º.-Texto leído por la Plataforma en el acto brindis por la República, celebrado ante el monolito a las víctimas que está situado en el Alcázar de Jerez, el día 15 de abril de 2017.



2º.-Texto leído el día 22 de abril en una manifestación provincial organizada en Jerez por la Plataforma Jerez por la República (http://www.lavozdelsur.es/jerez-acoge-una-manifestacion-por-la-republica-por-una-cuestion-de-justicia-democratica)



3º.-Carta remitida al Delegado provincial de Educación pidiéndole que suprima de la fachada de la Escuela de Arte los dos yugos y flechas esculpidos que aparecen en la parte superior de la misma, y que suprima de la fachada del colegio Isabel la Católica el emblema franquista del zaguán de entrada (véase: http://memoriahistoricadejerez.blogspot.com.es/2017/03/el-escudo-franquista-de-la-fachada-del.html)



4º.-Carta remitida a la alcaldesa de Jerez pidiéndole que retire del pedestal del monumento al dictador Miguel Primo de Rivera, en el centro de la Plaza del Arenal, el grupo escultórico donde están representados generales golpistas como Sanjurjo, Despujol, Saro, Fernández Pérez, etc. 




1º.-


DIGNIDAD Y RESPETO PARA LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO.

La Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez se constituyó en diciembre de 2014 porque el Partido Popular se atrevió a colocar un busto a José Mará Pemán, ese franquista, ese destacado miembro de la Falange, ese golpista, ese machista, en el vestíbulo del Teatro Villamarta. Desde entonces varias organizaciones políticas, sindicales y culturales de la ciudad entendimos que, sobre todo el Partido Popular, quieren sepultar la memoria histórica en el olvido y quieren, para justificar sus propios orígenes poco democráticos, ensalzar las figuras de quienes apoyaron el golpe militar contra la República. Parece asombroso que esto ocurra a más de 40 años vista de la muerte del sangriento general Franco, pero así es por increíble que parezca.

De hecho aquí estamos nosotros y nosotras clamando dignidad, justicia y reparación para las víctimas del franquismo en una esquina olvidada de la ciudad ante un pequeño y oxidado monolito que, en realidad, si hubiera dignidad y respeto, debería ser un gran monumento a la libertad y estar ocupando un lugar muy céntrico de nuestra ciudad. Pero ya sabéis quién ocupa en la plaza del Arenal el centro simbólico de esta olvidadiza ciudad: un general golpista, Primo de Rivera, que acunó con éxito todas las ideas totalitarias, militaristas, de corte claramente fascista, que luego dieron alas a Mola, Sanjurjo, Franco, Queipo de Llano, etc., a acribillar la II República con la ayuda de Hitler y Mussolini. Varios generales golpistas siguen estando representados al pie de esa oscura estatua al dictador que empleó armas químicas en el Rif… y aquí en Jerez no pasa nada.

La Plataforma por la Memoria Democrática no va a parar de pedir, exigir y hacer realidad la DIGNIDAD Y EL RESPETO que merecen las víctimas del franquismo, y que en realidad, además de los centenares de personas fusiladas en Jerez, somos todos y todas los que hemos sufrido 40 años de férrea, asesina y asquerosa dictadura en este país.

Gran cantidad de las personas que fueron asesinadas en Jerez en 1936 lucharon o por la República o por la libertad o por la igualdad social o por el acceso al trabajo, la vivienda, la salud… etc. Unos y otros, desde la CNT, o desde la UGT, o desde el partido comunista, o desde Izquierda Republicana, o desde el partido sindicalista, etc.,  cada uno con su propio ideal político, querían cambiar el inhumano proyecto de sociedad que entonces la iglesia católica, el ejército y el entramado de terratenientes, caciques y grandes propietarios representaban. Pero los generales a los que el dictador Primo de Rivera amamantó dispararon en la sien a la II República y nuestro sueño de libertades quedó bajo tierra en las cunetas y fosas comunes de los cementerios, donde aún siguen gracias a una “Transición” peligrosamente desmemoriada.

Amigos y amigas, ahora que en Andalucía hay una nueva ley de memoria democrática que permite trabajar en mejores condiciones por la dignidad y el respeto a las víctimas del franquismo, vamos a seguir en Jerez luchando por LA DIGNIDAD Y EL RESPETO A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO y promoviendo aquellos mismos valores por los que trabajaron los comunistas, anarquistas, sindicalistas, mujeres libres, maestros y artistas con conciencia y gente comprometida de todo tipo que desde 1931 se decidió a enfrentarse al fascismo.

A nosotros el Ayuntamiento de Jerez, con su desesperante lentitud en crear la oficina de la memoria histórica o en colocar una placa en el salón de plenos en homenaje a los concejales fusilados en 1936, no nos va a parar. Jerez tiene que sumarse YA a la llamada querella argentina para que se busque a los desaparecidos y masacrados, tiene que ir al Registro Civil a inscribir a los fusilados que no constan inscritos, tiene que eliminar todos los símbolos franquistas que aún están en nuestras calles, tiene que explicar en los centros educativos lo que ocurrió en nuestra ciudad en 1936, tiene que recuperar algunas propiedades del franquismo, tiene que derogar definitivamente honores y distinciones a los golpistas, etc. Sin dejar de exigir a la administración local que cumpla con la legislación vigente en materia de memoria democrática, haremos nosotros y nosotras las cosas con nuestras propias manos. Ya no hay más tiempo que esperar, ni excusas, ni tardanzas de ningún tipo. Es el momento no solo de exigir DIGNIDAD Y RESPETO para las víctimas del franquismo, sino para obtenerlo ya de una vez por todas.



2º.-


La Plaza de toros como lugar de fusilamientos en Jerez de la Frontera

   En el momento más álgido de la represión, los meses de verano y primeros de otoño de 1936, tuvo lugar una feroz represión fascista sobre los militantes de izquierda, más otras personas que no eran militantes pero que habían mostrado su adhesión o simpatía a la República. Ya en ese momento la plaza de toros de Jerez se convirtió en uno de los lugares de fusilamientos más conocidos. Los motivos de ser elegido este lugar fueron, con toda probabilidad, que el ejército tenía un cuartel en las cercanías de los embarcaderos de RENFE, a poca distancia de aquí, que era un punto fuera del casco urbano y, en tercer lugar y sobre todo, que estaba situado justamente al lado del hoy desaparecido cementerio de Santo Domingo, muy cerca de las fosas comunes.

   No fue el único fusiladero que se conoce en Jerez, pues es sabido que también se asesinaron a muchos jerezanos  en la zona del antiguo Teatro Eslava, junto al Alcázar, o en otros puntos algo más distantes de la ciudad como la laguna de Medina Sidonia, la laguna de Torrox, la zona de Picadueñas, etc.

   Muy probablemente, después de las descargas, sobre las 6,30h. de la mañana, por orden del comandante militar Salvador Arizón Mejías, los cuerpos sin vida de nuestros compañeros y compañeras irían a parar, en camionetas del ejército, a las fosas comunes del cementerio de Santo Domingo, fosas que actualmente se encuentran, supuestamente sin restos óseos, justo debajo de la calle José Cádiz Salvatierra, a unos escasos 100 metros en línea recta de aquí.

   No se conoce qué cantidad exacta de personas pudieron matar los golpistas en esta plaza de toros de Jerez, pero del total de 500 asesinados que se estima que pudo haber en Jerez una parte importante de ellos debió producirse aquí. Y particularmente sabemos que también se ejecutaron vilmente en este lugar a las personas, de Jerez y de la sierra de Cádiz, sobre las que recayeron sendas condenas de muerte tras sufrir unos consejos de guerra falsos y amañados. Entre estas personas ha sido documentalmente constatado que fueron fusiladas en esta plaza de toros al menos las siguientes:

JOSÉ BOCANEGRA CABRERA
FRANCISCO CALVENTE MORENO
JOSÉ CAMACHO GIL
EDUARDO CAMACHO RUIZ
JOSÉ DOMÍNGUEZ PORRAS
JUAN GALÁN BASTIDA
JUAN GÓMEZ BENÍTEZ
FLORENCIO BUSTILLO MOYANO
JOSÉ MARTÍNEZ LECHUGA
FRANCISCO MENACHO JIMÉNEZ
FRANCISCO PÉREZ BARRANCO
DOMINGO RODRÍGUEZ SUÁREZ
ESTEBAN BASTIDA DURÁN
JOSÉ GUERRA VÍLCHEZ
FRANCISCO GÓMEZ AGUILAR
JUAN MARTÍN BELTRÁN
BENITO MORALES LINARES
ANDRÉS REDONDO LAGOS
ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA



3º.-


Sr.D. Juan Luiz Belizón Guerrero

Delegado Territorial de Educación en Cádiz

c/ Antonio López, 1 y 3 / 11004 Cádiz                                               Jerez, 24 abril de 2017


Sr.:
   El artículo 32.1 de la Ley 2/217, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía dice: “La exhibición pública de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones, como el callejero, inscripciones y otros elementos adosados a edificios públicos o situados en la vía pública, realizados en conmemoración, exaltación o enaltecimiento individual o colectivo del golpe militar de 1936 y del franquismo, de sus dirigentes o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial, se considera a la Memoria Democrática de Andalucía y a la dignidad de las víctimas”, añadiéndose en el punto 5 de dicho artículo que: “Cuando los elementos contrarios a la Memoria Democrática estén colocados en edificios de carácter público, las instituciones o personas jurídicas titulares de los mismos serán responsables de su retirada o eliminación”.

   Por ello, como responsable que es usted de esos edificios públicos, le emplazamos formalmente a que retire de las fachadas del Colegio Isabel la Católica y Escuela de Arte, ambos en Jerez, los escudos que representan distintos símbolos del franquismo, ya que el escudo en piedra de exaltación de Isabel la Católica como supuesto antecedente histórico que pretendía públicamente justificar la dictadura de Franco en el caso del colegio Isabel la Católica, y los dos escudos en ladrillo visto de yugos y flechas, símbolos de la Falange, en el caso de la fachada de la Escuela de Arte, son elementos que, de forma clara, incumplen la mencionada Ley 2/217, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía.

   Le pedimos, igualmente, nos mantenga informados acerca de las actuaciones que usted realice en orden a dicha retirada de símbolos franquistas de los centros educativos mencionados. En nombre de la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez,

PLATAFORMA POR LA MEMORIA DEMOCRÁTICA DE JEREZ

4º.-

Sra. Dª María del Carmen Sánchez Díaz
Alcaldesa de Jerez / Ayuntamiento de Jerez
c/ Consistorio, 15                                                                  Jerez, 24 abril de 2017

Sra.:

   El artículo 32.1 de la Ley 2/217, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía dice: “La exhibición pública de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones, como el callejero, inscripciones y otros elementos adosados a edificios públicos o situados en la vía pública, realizados en conmemoración, exaltación o enaltecimiento individual o colectivo del golpe militar de 1936 y del franquismo, de sus dirigentes o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial, se considera a la Memoria Democrática de Andalucía y a la dignidad de las víctimas”.

   Por ello, como responsable que es usted de los monumentos que en distintos puntos de esta ciudad se exhiben públicamente, le emplazamos formalmente a que retire del pedestal de la estatua al imitador de Mussolini y dictador general Miguel Primo de Rivera, lamentablemente situada en el centro de la plaza del Arenal, el grupo escultórico donde aparecen varios generales que no solamente participaron en las guerras de ocupación contra Marruecos, sino que se implicaron directamente en el golpe militar de 18 de julio de 1936 contra la II República de 18 y, posteriormente, en el régimen franquista. Estos son los casos del muy conocido golpista general Sanjurjo; del general Ignacio Despujol i Sabater, a quien Franco concede la Gran Cruz al Mérito Militar en 1957; del general Emilio Fernández Pérez, quien fue nombrado por Franco, en septiembre de 1939, presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar; del general Leopoldo Saro Marín, que fue separado del servicio por la IIª República por su participación en el pronunciamiento de 1923 y sentenciado en 1932 por el delito de alta traición y auxilio–, etc.

   Le pedimos, igualmente, que nos mantenga informados acerca de las actuaciones –como, quizás, trasladar esas esculturas al Museo Arqueológico Mpal. – que usted realice en orden a dicha retirada de símbolos franquistas del mencionado monumento. En nombre de la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez,

PLATAFORMA POR LA MEMORIA DEMOCRÁTICA DE JEREZ: Confederación General del Trabajo (CGT), Unión General de Trabajadores (UGT), Confederación Nacional del Trabajo (CNT), Investigadores jerezanos asociados al proyecto andaluz “Todos los Nombres”, Comisiones Obreras de Andalucía (CCOO-A), Ganemos Jerez, Izquierda Unida-Jerez, Todos los Rostros, Unión Sindical de Trabajadores de la Enseñanza-Andalucía (USTEA), Intersindical Ferroviaria, Centro de Estudios Históricos de Andalucía, Asociación de Víctimas del franquismo en Jerez.

domingo, 23 de abril de 2017

Democracia y Cultura, archivos públicos y memoria histórica.

Sin duda, toda sociedad se sustenta inevitablemente sobre unas determinadas ideas y vivencias de la Cultura, hasta el punto de que, en ese sentido, sociedad y cultura vendrían a ser sinónimos. Por eso en Francia el debate sobre la Cultura profunda del país, la que viene de 1789, es muy intenso en toda la sociedad gala. Por supuesto, la crisis que atraviesa ese país acerca de sus más auténticas señas de identidad no nos resulta un fenómeno ajeno en España. El caso catalán, el supuesto peligro de yihadismo internacional a la vuelta de cada esquina de cada calle o el desestabilizador impacto de la globalización sobre las nuevas mentalidades y generaciones son ejemplos claros de que aquí también se masca un mismo sentimiento de desnortamiento general, de duda, de fragilidad colectiva, de miedo, de crisis de identidad. Algunos movimientos colectivos hacia posiciones defensivas, muy conservadoras, inmovilistas, xenófobas, tienen que ver con esa rotura de la Cultura en toda Europa, tan relacionada con el estado del bienestar, en la que habíamos vivido hasta ahora.

En la España de hoy esta crisis tiene que ver, particularmente, con la corrupción generalizada no solamente del Partido Popular, sino de muchas grandes empresas al amparo del Partido Popular. Esa corrupción -a la que el PSOE no es totalmente ajeno- tiene como uno de sus lógicos y devastadores efectos la puesta en entredicho de las mimbres que hicieron posible la llamada Transición y postransición, es decir, los fundamentos políticos, sociales y culturales que han dado vida al país entre 1975 y 2008, el año de la debacle. Reflotar a la banca española con dinero público para empobrecer hasta duros límites a la población española, al mismo tiempo que se habilitaba una ley de orden público amenazante y cainita, ha sido y es un crimen social sin precedentes que, de quedar impune, hará que esta sociedad estalle bruscamente más pronto que tarde. Aunque para mí hay una fecha y un hecho que suponen, para el caso español y antes de ese año 2008, la entrada en la llamada -por los especialistas- era de la posverdad, y es, a saber, la participación de José María Aznar en el apocalíptico abrazo de las Azores, por el cual España, de la mano de Estados Unidos e Inglaterra, se lanzaba a conquistar Oriente Medio. O dicho de otra manera más en clave histórica: en España se ha transmutado la castiza Inquisición por una VI Flota con capacidad atómica como  estrategia de honor y presencia en el mundo y así poder desembarazarnos -más que nada psíquicamente-  de nuestra mala imagen de 1898. ¿O no es corrupción política profunda, en su máximo grado, arraigada en la historia, dedicarse a la guerra de rapiña frente a los países que, sobre todo, producen ahora petróleo?.

un vídeo de 2008:

Pero aparte de las guerras internacionales en las que algunos se desviven por implicarnos al precio que sea, para el caso español hay una cuestión que refleja como ninguna la vía de agua abierta en toda la línea de flotación de la frágil democracia que los agentes del IBEX 35 han diseñado y sostenido para nosotros durante estos años. No, no es la absolutamente ridícula marca España que los poderosos empresarios del turismo han grabado a fuego en la sencilla mente de nuestro actual presidente de gobierno. Y esa cuestión que se comporta como una vía de agua de la democracia es la llamada memoria histórica. Porque no es que solamente muchas decenas de miles de españoles, personas fieles a la IIª República o a los ideales libertarios o personas simplemente críticas con el nacionalcatolicismo, sigan enterrados en las cunetas y descampados del país, lo cual es un asunto mucho más que grave, es que los partidos turnistas de siempre se siguen empeñando denodadamente en acallar cualquier intento de remover la Ley de Aministía o remover la institución de la monarquía, etc. Saben que permitir la memoria histórica es abrir una puerta a la República que España tiene que ser. Saben que abrir los juzgados a la búsqueda de los desaparecidos por causa del golpismo militar de julio de 1936 es sinónimo de entrar en un nuevo proceso constituyente que no solamente llevará aparejado hablar de un estatuto para Cataluña, sino hablar a fondo de la odiosa vigencia de la monarquía que el general Franco nos impuso. Si hay que seguir dejando a los muertos en las cunetas con tal de que no se toque la monarquía pues se dejan, piensa la derecha y buena parte del PSOE. O con más precisión… no es momento de dejar que algunos generemos serias turbulencias que, de algún modo, podrían afectar a los ingresos del auténtico partido gobernante, es decir, del IBEX 35 que domestica al PSOE y al PP a base de simples y contundentes puertas giratorias.

Quien no se pregunte, por ejemplo, cómo el rey Juan Carlos ha amasado en estos últimos 30 años una fortuna, según toda la prensa especializada en el caso, de más de 1.500 millones de euros, es que no quiere entender que la Cultura nacionalcatólica española, antipopular y antidemocrática, desde el caciquismo, pasando por Primo de Rivera hasta Franco y sus borbones, ha sabido adaptarse al siglo XXI con total efectividad, impidiéndonos progresar y ser libres. El diputado Gabriel Rufián, refiriéndose al recién muerto ministro franquista José Utrera Molina, lo ha dicho infinitamente más claro: “A Puig Antich le rompieron el cuello con un garrote vil y 23 años. Quien le condenó, ha muerto hoy con 91 en su cama. Que no se olvide”.


La esencia de la Cultura en España, nuestro rasgo más definitorio como colectividad humana, es la sumisión -por supuesto por la fuerza- a caudillos o pactos radicalmente antisociales, es decir, radicalmente antidemocráticos. Desde el todo para el pueblo pero sin el pueblo del rey Carlos III hasta una Constitución del 78 que llevaba en su entraña la desposesión al Parlamento de la capacidad de decidir sobre el llamado techo de gasto no hay más diferencia que unos años de hambre y convulsiones para los de abajo, felices y prósperos años para los de arriba -que han sabido sortearlos, tan garbosamente, enriqueciéndose más todavía-.

La Cultura en España consiste, sencillamente, en una modalidad de contubernio financiero-gubernamental cuyo objetivo es, precisamente, no elevar el nivel cultural del pueblo, mantenerlo muy bajo cuanto más tiempo mejor. Mucho ridículo leer el Quijote en las plazas públicas el día 23 de abril, pero arrinconando sin tapujos la Cultura y la Educación públicas en el presupuesto nacional para poder, al mismo tiempo, privatizar esos ámbitos y que solamente quien pueda pagarse una buena educación y buenas oportunidades culturales tenga acceso real a una progresiva transformación hacia la Justicia y la Conciencia personal y colectiva -que así me parece a mí que podría definirse la Cultura-.

Si alguien cree que exagero, o que teorizo mucho y soy incapaz de concretar, entonces que ese alguien reflexione un poco acerca de, por ejemplo, la monumental porquería de televisión que se nos ofrece hoy. Y dentro de esa televisión, así en general, que piense un poco, por concretar más, en la calidad y en la neutralidad política, inexistentes, de los telediarios. Ah, que no se nos está dando esa basura de televisión para imposibilitar el desarrollo normal de la conciencia colectiva y de la democracia. Ya.

Pero queda, y mucha, dignidad a la gente de la Cultura para criticar con energía a los manijeros de los poderosos. Me refiero, por ejemplo, a esa gente del cine que mantiene viva la llama de la independencia, la creatividad y el criticismo para poner de vuelta y media a ministros de Cultura que solamente se han dedicado, casi de forma impune, a castigar inmisericordemente a sectores como los del libro y del cine.

Pero volvamos, ya para finalizar, a la memoria histórica y, claro, a los archivos públicos donde, en buena medida, esta se encuentra. En la cuestión del Valle de los Caídos no me meteré. ¿No es –estoy intentando volver a concretar–  la negativa del gobierno a desclasificar los ya famosos 10.000 documentos, hoy clasificados como secreto militar, de entre los años 1936 y 1968, una señal clara de hasta qué punto carecemos de democracia y seguimos en manos de una casta vigilante, antisocial y oscurantista a la vieja usanza?.


Recordemos parte del contenido de esos documentos: “…expedientes sobre desertores y desterrados, documentos sobre la actividad de la censura y material relacionado con los antiguos ‘batallones de trabajo’ y campos de concentración… documentos relativos a la actividad del espionaje español en ese período, los planes de respuesta ante invasiones extranjeras e información sobre la política española durante el protectorado de Marruecos o sobre cesión de material bélico por parte de EE.UU.” (Mariela Rubio, 29/05/2012). No nos está permitido acceder a esta información. Está prohibida la memoria histórica y está prohibido conocer los entresijos del franquismo. Más claro agua: vivimos en un estado de cosas en las que el golpismo sigue y sigue dinamitando la democracia.

Debo terminar y temo no estar desarrollando bien la idea de que el ascenso de los fascismos en la Europa de hoy obedece a que la Cultura que se nos ha vendido desde el final de la carnicería de la IIª Guerra Mundial hasta aquí es letra muerta y que en España ni siquiera eso porque aún seguimos sin democracia. Porque la Inquisición sigue, impertérrita, organizando ahora sus autos desde el Palacio de la Bolsa con 35 destacados cardenales que ya no nos echan ni las migajas.

Por todo ello creo que el mundo de la posverdad en el que vivimos ya no se caracteriza por la muerte de Dios, tan pasada de moda desde el olvidado Auschwitz, sino por la muerte de la Cultura donde Dios, la Historia, la Verdad, tenían aún algún simpático sentido.

viernes, 21 de abril de 2017

"Las mujeres libres de Jerez" (por Mª José Ruiz Piñero)


Hace 20 años, en agosto de 1997, en un periódico de CNT, la investigadora jerezana María José Ruiz Piñero (véase: http://www.lavozdelsur.es/aquellas-pioneras-del-movimiento-feminista-en-jerez) publicaba un interesante artículo titulado "Las mujeres libres de Jerez". El trabajo, dedicado al anarco-feminismo, incluye la reproducción de un importante documento de 6 de junio de 1936, firmado por el Sindicato de Emancipación Femenina, que estaba situado en c/ Justicia, nº 26, donde se lee: "El Sindicato de Emancipación Femenina, que ha conseguido agrupar en su seno a mil quinientas obreras del taller, el obrador, el servicio doméstico, etc., se dirige a las restantes mujeres explotadas que aún no están bajo los auspicios de este Sindicato y les dice:"




miércoles, 19 de abril de 2017

Joaquín Costa: Cuestión social agraria en Jerez (1912)



Joaquín Costa: La tierra y la cuestión social, Madrid, Biblioteca Joaquín Costa, 1912, 185pp.

---------------------

Joaquín Costa denunció con claridad y calificativos contundentes el cruel sistema económico, con base en una agricultura de terratenientes improductiva y generadora de crueles desigualdades sociales, que los propietarios de Jerez y de Andalucía occidental sostenían:

podrá holgadamente el labrador retribuir los servicios de sus braceros como servicios de hombre, dejando de retribuirlos cual ahora, menos que como servicios de bestia; en vez de un ingenio de negros, tendrá una granja europea. Al propio tiempo, doblando así la producción y luego triplicándola, habrá cumplido deberes sociales á que la tierra, aun apropiada é individualizada, se halla afecta por ley de su naturaleza, y cuyo incumplimiento actual entraña los más graves peligros, por aquello de que con una agricultura de siglo XV no son posibles Estados de siglo XX. 

Este artículo de Joaquín Costa que aquí reproducimos (tomado de: http://www.fundacionmgimenezabad.es/juristas/es/corpus/unidad.cmd?idUnidad=29226&idCorpus=10689&posicion=1es sobradamente conocido por los estudiosos del tema, pero menos por otros lectores más de a pie. Merece la pena, por su gran importancia para la historia de Jerez, leerlo con detenimiento:


[Pg. 16] CAPÍTULO II

Cuestión social agraria en Jerez


Con criterio experimental y oportunista.—El problema, en lo que tiene de más imperioso y brutal, se encierra fundamentalmente en estos términos: la familia jornalera de la Andalucía baja necesita gastar, por término medio, en cada uno de los 365 días del año, algo más de tres pesetas (1); ingresa en la actualidad escasamente una: ha llegado la hora de enjugar el déficit de 2 pesetas y céntimos reforzando los ingresos con algo más que con higos chumbos y tagarninas.
Esto en lo que respecta a la economía. En otro orden, hay que hacer de ese jornalero un hombre; hay que darle una personalidad. O dicho de otro modo: debe desaparecer, y muy aprisa, el tipo actual de jornalero jerezano, afrenta de la filosofía, afrenta del cristianismo, afrenta de la civilización.
Las exigencias que esto lleva consigo son dos: 1.ª Que el jornalero perciba por cada día sacrificado al labrador una retribución doble cuando menos de la que percibe al presente: 2.ª Que al propio tiempo que trabaja por cuenta de otro, en tierra ajena, trabaje por cuenta propia, en tierra propiedad [Pg. 17] suya, ó mejor quizá (sin «quizá» á tenor de mi fórmula) en tierra concejil; que el tipo de jornalero de Jerez, de Carmona, de Morón, de Villamartín, de Bornos, de Lebrija, de Arcos, del Coronil, etc., se transforme en tipo de jornalero de Zaragoza, que he encontrado estudiando la jornada de ocho horas en el campo; en tipo de jornalero de Jaca, que se me ha dado á conocer estudiando la hermosa institución de los huertos comunales; en tipo de jornalero de Chiclana, de Marchena, de Paradas, según la relación de los Sres. Gómez de Mas, García Orejuela y Domínguez de la Haza; en tipo de jornalero de las comunidades agrarias de León y Castilla, donde todavía subsisten, más ó menos completas, en gran número.

La primera de estas dos exigencias supone, por punto general, la necesidad de transformar radicalmente los métodos culturales, de forma que cada hectárea de tierra puesta en explotación rinda un producto de dos á tres veces mayor que el que rinde en la actualidad; y al efecto, que los labradores, en vez de tirar al ensanche de su labor, la reduzcan, desprendiéndose de dos tercios ó de tres cuartos de su superficie y concentrando en la tercera ó en la cuarta parte restante el capital integro con que ahora trabajan; que caso de ser ese capital ajeno, no les cueste más de un 4 por 100 anual; que hagan amplio uso de los abonos minerales, puesta la ambición en los 15 y en los 20 ó 25 hectolitros de trigo por hectárea; que supriman el barbecho como descanso, haciéndole producir leguminosas forrajeras; que replanten el viñedo filoxerado; que alumbren, embalsen ó represen agua de riego aunque no sea más que para una extensión muy reducida, á fin de auxiliar y reforzar con variedad de combinaciones la producción de los secanos, etcétera. Con una agricultura así, todavía no más que semi-industrial, podrá holgadamente el labrador retribuir los servicios de sus braceros como servicios de hombre, dejando de retribuirlos cual ahora, menos que como servicios de bestia; en vez de un ingenio de negros, tendrá una granja europea. Al [Pg. 18] propio tiempo, doblando así la producción y luego triplicándola, habrá cumplido deberes sociales á que la tierra, aun apropiada é individualizada, se halla afecta por ley de su naturaleza, y cuyo incumplimiento actual entraña los más graves peligros, por aquello de que con una agricultura de siglo XV no son posibles Estados de siglo XX. Por una y por otra razón, el poder público, como tutor de las clases desvalidas, como regulador de la vida social, y como obligado é interesado en el aumento de la población, en la regeneración de la raza, en los progresos de la riqueza pública, fuente de tributación, en el mantenimiento del orden interior, en la resistencia á las agresiones de fuera, en la europeización de los nacionales, el poder público, repito, tiene derecho á intervenir en el régimen agrario del país, exigiendo que los que legalmente monopolizan el uso del suelo saquen de él todo el partido posible en cada tiempo, y expropiándolos en otro caso. Es doctrina castizamente española, sustentada con resolución y en los tonos á menudo más radicales, por espacio de tres centurias, desde Juan Luis Vives y Pedro de Valencia hasta el P. Mariana y el P. Rivadeneira, desde González de Cellórigo hasta Lope de Deza y Santa Cruz de Marcenado.
Lo que hay es que el Estado, que nuestro Estado carecerá de autoridad para compeler á los terratenientes á que, por sí ó por sus colonos ó por sus censatarios, cumplan esos deberes á que la tierra se halla vinculada, en tanto no cumpla él mismo los propios, los cuales, con relación al momento presente y reducidos á sus líneas más elementales, pueden compendiarse en estos enunciados:—1.° Escuelas de capataces y gañanes, de asistencia obligatoria, esparcidas profusamente por todo el territorio, donde se enseñe práctica y experimentalmente una agricultura nueva, intensivo-extensiva, basada fundamental mente en el empleo de los abonos minerales con y sin estiércol, la alternativa de cereales con prado artificial de esparceta, algarroba, sulla, etc., sin barbechos ni eriazos, y la combinación de la labranza [Pg. 19] con la cría de ganado, así en la gran agricultura como en la pequeña:—2.° Educación general, muy intensiva y rápida, de las clases medias y populares, con cuyo nivel actual de cultura resultarán siempre y necesariamente frustráneas instituciones cooperativas tan esenciales como las cajas rurales de créditos, los sindicatos agrícolas y otras, de que dependen dinero barato, maquinaria colectiva, pureza de los abonos, oportunidad en la venta de los frutos, etc.:—3.° Bancos agrícolas y territoriales, con abolición del Banco Hipotecario de España:—4.° Régimen de movilización jurídica de la propiedad inmueble vigente en Australia, y de hipoteca preconstituída á nombre del propietario, representada por cédulas negociables y al portador, vigente en Alemania, sacando sus consecuencias al artículo 1.219 del Código civil, con más la supresión del juicio ejecutivo en las hipotecas, ó su reforma, á fin de abaratar las transmisiones de inmuebles y la constitución y cancelación de derechos reales y reducir el interés de los préstamos:—5.° Mejoramiento de los caminos de herradura y transformación del mayor número de ellos en caminos carreteros baratos, á fin de ofrecer en breve plazo á la producción nacional un instrumento tan potente como el representado por 175.000 kilómetros de caminos vecinales perfeccionados:—6.° Revolución en el presupuesto de gastos de la nación, transfiriendo al capítulo de los reproductivos (instrucción y obras públicas, alivio del impuesto de consumos, etc.) lo más de lo que ahora se gasta en arrastrar peso muerto del pasado:—7.° Extirpación, tan cruenta cuanto sea preciso para que resulte pronta y eficaz, del caciquismo, instaurando un régimen de verdadera justicia, y por tanto, de verdadera y efectiva libertad, donde cada cual se contente con lo suyo y respete lo de los demás...
*
Con eso ó sin eso, hemos aumentado, supongamos, en un doble el salario anual del campesino: veamos de dónde ha de [Pg. 20] salir lo que falta para completar las 1.000 y pico pesetas que hemos visto necesita para cubrir todo su presupuesto. Los peones del campo en Zaragoza, donde rige desde el siglo XV la jornada de ocho horas, legal antes y ahora consuetudinaria, ganan su jornal de 9 á 14 reales desde las cuatro de la mañana hasta el medio día: la tarde (lo mismo que los días de paro) la dedican á lo suyo, á su «corro», pedazo de huerta, de una, dos ó tres cahizadas que cultivan de su cuenta, unas veces propio y otras arrendado: en él capitalizan además del trabajo de los individuos de la familia que por su edad no pueden salir á jornal ó no pueden ganarlo completo. En Chiclana, según el señor Gómez de Mas, los jornaleros vuelven también temprana de la tierra del «amo», para que les quede lo que llaman el rato, últimas horas de la tarde que invierten en el cultivo de la hectárea ó media hectárea de viña que cada uno posee. Y por igual estilo en Laguarta (Huesca), donde los jornaleros rompen «artigas» ó «escalios» en el monte común; en Jaca (de la misma provincia), donde los trabajadores que no pagan contribución directa por ningún concepto obtienen de la municipalidad una suerte de tierra regable de 8 áreas próximamente, para que la. usufructúen durante todo el tiempo de su vida; en Sayago (Zamora), donde los jornaleros reciben, como todos los vecinos del lugar, un «quiñón» ó «labranza» en la división ó sorteo que se hace anual ó trienalmente de las tierras labrantías del término, propiedad del concejo; etc.
He ahí de donde sale la partida complementaria del jornal, con que se equilibran gastos é ingresos en el hogar del bracero campesino. A bien ir, ese cultivo propio constituye su caja de ahorros, de que se sirve para atender á imprevistos y extraordinarios ó como puerta para acabar de salir de su condición de asalariado: en todo caso, es caja de resistencia, reguladora del precio de los jornales, pues permite á los trabajadores, dentro de cierto límite, rechazar las imposiciones de los patronos. Jornaleros así no puede ya decirse que sean cosas, factor nada [Pg. 21] más que estático en la obra de la producción. No son todavía el punto de llegada; pero son ya un punto de partida estimable, desde el cual puede ascenderse en la escala social y nutrir una clase media que en Jerez y la Sierra falta y se echa ahora grandemente de menos. Aunque muy relativo, es un ideal. No tal, dicho se está, que autorice á los reformadores á descansar sobre él; pero sí lo bastante para brindárselo en la primera hora, como transición y como puente, á ese pobre bracero medioeval que depende exclusivamente del jornal diario y que llegada la noche liquida invariablemente con pérdida, sin que le quede nunca para el siguiente día.
¿Qué habría que hacer para obrar esa primera transformación, para llegar al logro de ese «pis aller», de ese transitorio ideal?

Hace poco hube de escribir, á petición de un miembro del Gabinete, un plan de reformas condensado en once números ó conclusiones («el programa de la revolución»); y en la quinta, consagrada al problema que es objeto de esta Información, decía lo siguiente: «5.ª Suministro de tierra cultivable, con calidad de posesión perpetua é inalienable, á los que la trabajan y no la tienen propia, por medios tales como estos: Autorización á los Ayuntamientos para adquirir tierras ó tomarlas en arriendo ó á censo, conforme á la práctica antigua española y á la novísima legislación inglesa, con destino á repartirla periódicamente al vecindario, ó á subarrendarla ó acensuarla á los pequeños cultivadores y braceros del campo; y asimismo, para construir y poseer pantanos, acequias, artefactos hidráulicos y arados de desfonde á vapor, con igual destino. Huertos comunales, como en Jaca. Reconstitución del patrimonio concejil de las comunidades agrarias, subsistentes aún en diversas provincias de España, así en forma de sorteos trienales como de vitas ó quiñones vitalicios. Facultad de invertir en este ramo, sin perjuicio de otros recursos, las láminas de Propios; y aplicación de la ley de Expropiación [Pg. 22] forzosa por causa de utilidad pública, como en Inglaterra. Donde eso no baste, expropiación y arrendamiento ó acensuamiento de tierras por el sistema de Floridablanca, de Campomanes, de la Novísima Recopilación y de Flórez Estrada» (1).
[Pg. 23] El primero de los medios indicados fué el empleado en el siglo XV, en que la propiedad del suelo sufrió una honda transformación, tan acertada, y con ello tan sólida, que todavía duran sus efectos en comarcas y poblaciones numerosas de León y Castilla, y al mismo tiempo tan suave, tan callada, que todavía no han caído en ella los historiadores, siéndome conocida tan sólo por casos esporádicos que he registrado, esporádicamente también, en otra parte. En tesis general, ese creo que es el patrón con arreglo al cual ha de transformarse la propiedad rústica de la Andalucía baja y el que considero más ventajoso para los hacendados y para los jornaleros. El razonar esto, y compararlo con las leyes inglesas de 1887 á 1894 sobre el allotment que le salen fiadoras y en cierta manera lo remozan, dándole una brillante supervivencia, y estudiarlo en su engrane con los demás enunciados que le siguen en el mismo número del programa, me llevaría demasiado lejos, máxime teniendo que relacionarlo con dos cuestiones auxiliares y complementarias tan fundamentales como estas: la cuestión de la «pequeña política hidráulica» (la pequeña, no la grande y ordinaria, que es cosa distinta), y la cuestión del «capital» en los repartimientos de tierra, en que se estrellaron las leyes agrarias del Consejo de Castilla y el Conde de Aranda.
Únicamente, por la importancia que atribuyo á las costumbres de derecho y de economía en la resolución de las cuestiones sociales, reproduciré un texto viejo, conterráneo de la contienda, en representación de muchos otros que tengo expuestos antes de ahora y que arrojan al poco más ó menos la misma resultante. En 1775, la Sociedad Económica Matritense de Amigos del País laureó con el primer premio de cierto concurso la [Pg. 24] Memoria de D. Josef Cicilia Coello, vecino de Ecija, quien sostenía, entre otras, la tesis de que las tierras de los ruedos, ó sea, las que circuyen cada población en un radio de media legua, aunque sean de particulares, deben repartirse entre braceros pobres, en suertes arrendadas que no excedan de 8 á 12 fanegas, y prefiriendo siempre al que menor número de fanegas necesite. Y añadía: «En algunos pueblos se reparten ó están divididos estos terrenos por almudes, y se experimenta que se beneficia mejor, produciendo un celemín de tierra mucho más trigo que una hanega no tan cultivada. Por este medio se lograban dos objetos: uno, que los pobres se fuesen fomentando [mejorar, beneficiarse], que es el de mayor atención; y otro, que no estén reducidas estas tierras á pocas manos de sujetos adinerados, que las estancan é impiden su cultivo á los pobres.»


*
Como se ve, el caso de patología social sometido á consulta pública por La Agricultura Bética (1) es más complejo de lo que parecía y su tratamiento no cabe en una receta. Como quiera que sea, Jerez no necesita consejo de alienígenas para orientarse: sóbranle ciudadanos propios dotados de entendimiento y de corazón que dominan el problema, y que además lo «sienten», tales como D. José Barrón, D. Amalio Sáiz de Bustamante, D. Julio González Hontoria, D. Pedro Guerrero, el Sr. Conde de San Bernardo, el obrero D. Manuel Moreno por su buena orientación oportunista, etc.
Por otra parte, cuanto sobre esto se discurra y escriba paréceme que es como arar en el mar y predicar en desierto. Cuatro siglos son tiempo bastante para acreditar una experiencia [Pg. 25] que la historia, dudando de nosotros, haya querido hacer; y los siglos XVI al XX sedimentan esta desconsoladora conclusión, que ahora empezamos á deletrear: España carece de aptitudes para la vida moderna, en lo económico ó industrial lo mismo que en lo financiero; en lo científico, en lo diplomático, en lo colonial, en lo militar lo mismo que en lo político. Problemas sociales mucho menos arduos que el de autos vienen anchos á nuestra incapacidad para la acción, que parece constitucional, y andan rodando una y otra generación por prensas y discursos sin adelantar un paso. Lo que otros pueblos ejecutan en cuatro años, no acertamos nosotros ni á embocarlo en ciento. Y los jóvenes no prometen más de lo que los viejos han hecho. El conflicto agrario de Andalucía estalló el año pasado en las mismas circunstancias que este: se prometieron reformas; y naturalmente, no se ha llevado á cabo ninguna. En los mismos términos en que queda entablado el litigio este año, amanecerá el que viene, y el otro, y el otro... Ni los terratenientes, ni los labradores, colonos ó arrendatarios de aquellos, ni el Gobierno, ni los Ayuntamientos, ni el Parlamento, ni, en general, las clases directoras, comenzando por el clero, harán nada de lo que á cada uno compete en el hallazgo de la solución y en su planteamiento. Los Jerique y Carlos del Río y Castro y La Peña y Troyano envejecerán cursando la trochas de las sierras y de la campiña uno y otro año, para repetirse como rosario de bonzo; embadurnaremos otros de arbitrismos y retóricas millares de cuartillas, de que las presentes no son sino una avanzada, haciéndonos la ilusión de que hemos hecho algo en favor de esa raza admirable de héroes y mártires, ante la cual me siento humillado; los que entre ellos vayan escapando, por milagro patente, á la insolación y al hambre, serán diezmados periódicamente por el maüser de sus hijos ó de sus hermanos, villanamente arrastrados al ejército contra la constitución y contra la ley; aguantarán valientemente los contrarios el furor de las represalias; lo que no se gasta en bombas [Pg. 26] para regar hortalizas se gastará en bombas para apagar incendios; chocarán hoz contra hoz portugueses y malagueños; saldrán á luz nuevas ediciones de lo de 1861, de lo de 1882, de lo de 1892, sin dejarnos nunca una enseñanza en el cerebro ni en el corazón;—y en suma de todo, se liquidará el presente ¿qué duda cabe?; la vieja estructura social acabará por eclipsarse y desaparecer, mudada en otra más en armonía con las exigencias y predicados del siglo; y el problema de la nivelación de los presupuestos de ingresos y gastos del jornalero acabará por resolverse, sí, pero... como se resuelve todo en nuestro país; como se ha resuelto, pongo por caso, el problema de las Antillas y el de las Filipinas. Antes que la noria de nuestra política saque agua en vez de alumbrar sangre, pasarán muchas cosas, incluso ¡ay! quizá nuestra desmedrada bandera.
¿Que no tengo razón? Con verlo basta. ¡Lo malo es que ya está visto! De todos modos, guárdese siquiera de desmentirme quien no haya de hacerlo más que con la lengua...
Volver Arriba
[Pg. 16](1) La ración de vida, según cálculo del Ministerio de Hacienda, cuesta por día y persona, á los precios corrientes, 62 ó 63 céntimos de peseta mínimum.
[Pg. 22](1) Siendo Ministro de la Gobernación D. Segismundo Moret, en 1902, presentó al Senado, en 23 de Octubre del mismo año, un Proyecto de ley de reforma de la ley Municipal, y en la exposición ó preámbulo oral sienta este economista sus ideales colectivistas en esta forma:
«El Municipio es una personalidad jurídica: el Municipio puede adquirir, puede poseer: las leyes desamortizadoras han concluído su acción. Pues el Municipio queda «ipso facto» autorizado á dar á los braceros en eufiteusis, en censo, en huerto comunal, en aprovechamiento común, en aparcería, los lotes de su terreno, y si acude al Estado para convertir dehesas de aprovechamiento común en bienes de propios, el Gobierno se lo concederá también. No digo en esto nada que pueda parecer cosa propia, porque esto lo dijo desde antes de la desamortización, como uno de los grandes remedios que transforman la sociedad española, D. Alvaro Flórez Estrada. Eso lo han sostenido después todos los pensadores que se opusieron inútilmente á la manera de realizar la desamortización; hubo que hacerla política, porque la política era el único medio de asentar el régimen constitucional... Estas ideas han sido gallardamente expuestas por Joaquín Costa. De esto tenemos también ejemplo en nuestra antigua legislación y en las provincias del Norte, con lo cual se ha cortado allí el desarrollo del socialismo agrario, porque no quiere nunca lo de los demás aquel que tiene algo suyo y necesita defenderlo.

Pues esto es lo que aquí se os propone elevar á sistema. Si luego no tienen los Ayuntamientos esos bienes y quieren adquirirlos, que los adquieran. Si algunos, como varios propietarios de Córdoba y de Jaén, los ofrecen á los Ayuntamientos en ciertas condiciones, ó ellos mismos hacen esos contratos de aparcería, mejor aún, y en seguida la ley Torrens para el Registro de la propiedad.
Así se facilitará al obrero lo que trata de conseguir por medio de las huelgas, y se le proporcionarán ventajas como las que reportan los huertos comunales de Jaca, las aparcerías de Santander y los censos enfitéuticos de las provincias de Levante.
Tal es, señores, el carácter social de esta ley. No la presenta el Gobierno para las clases conservadoras, para la masa general del país: no busca interesar en ella á esto que llamamos organismo total del Estado: quiere

[Pg. 23]
que sepan las clases menesterosas y desheredadas que también para ellas se abre este horizonte, dentro del cual se unen todos los pensadores para procurar rescatarlas de la pobreza é impedir que continúen á merced de los criminales...»
[Pg. 24](1) Información pública acerca de la «Cuestión agraria en Jerez de la Frontera», abierta por La Agricultura Bética.—Jerez, 31 Agosto 1902, número 156, t. VI, págs. 308-312.

viernes, 14 de abril de 2017

Jerez republicano: 14 de abril de 1931

Manuel Moreno Mendoza, primer alcalde de la IIª República en Jerez.

-----------------

Es intolerable que el rey insulte a la memoria histórica (25-12-2016: http://memoriahistoricadejerez.blogspot.com.es/2016/12/es-intolerable-que-el-rey-insulte-la.html).

   El discurso del rey me ha parecido profundamente insulso, manido y ajeno a la situación de extrema pobreza que padece un gran porcentaje de la población española. Su repetitiva petición de diálogo y consenso, en vez de pedir justicia y dignidad para todos, me sorprende por su estrecho maridaje con la terminología del actual discurso del PP. Su cacareado "diálogo" ha sonado a permaneced agradecidos y obedientes al nuevo gobierno de España, aguantad que ya vendrá un futuro mejor. Ha llamado a la esperanza y a la solidaridad de todos en los tiempos difíciles, pero no a la Justicia. De la Justicia con mayúsculas ni mú, pero sí ha hablado mucho de "sacrificio y abnegación"...

   Ha sido un discurso descaradamente anti-independentista y anti-Podemos, es decir, un discurso políticamente intencionado que ha equiparado las reivindicaciones sociales, las normales tensiones políticas fruto de las exigencias de cambios sociales profundos, directamente con desequilibrio, desintegración, intolerancia... Pero lo que peor ha hecho el llamado rey Felipe VI, aparte de no mencionar los gravísimos casos de corrupción que asolan el país, etc., es tratar de denigrar finamente a quienes intentamos que las víctimas del franquismo dejen de estar en las cunetas mientras que José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco descansan gloriosamente en el Valle de los Caídos...

   Porque en el minuto 12 del vídeo divulgado por el rey se dice, refiriéndose a algunas demandas políticas de vascos, catalanes, etc., que quiere una España "donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas". Esto parece en toda regla una equiparación de quienes pretenden reformas profundas de la Constitución con promotores de situaciones como las que dieron pie a la guerra civil. Parece, y así lo han advertido ya algunas organizaciones y partidos políticos en el mencionado discurso, que o aceptamos todos lo que Él representa o estaremos trabajando para una guerra civil que instaure una república separatista (seguramente los viejos rencores y las heridas cerradas a las que se refiere).

(El Guadalete, 15-04-1936)

   Que el rey diga que todo lo que no sea Él es el caos (autocomparándose al futuro y a la esperanza, frente a un pasado de divisiones y enfrentamientos...) que Él diga esto en un discurso de navidad, que el rey se vanaglorie impúdicamente de ser supuesto garante de los problemáticos partidos políticos que no se ponen de acuerdo sino gracias a él y por él, que el rey deje entrever que la única alternativa a él es un pasado ruinoso (seguramente se refiere al contexto de la guerra civil)... es intolerable. El lenguaje empleado por este rey ha querido vincular la memoria histórica con el avance de las peticiones de vascos y catalanes. Ha dejado clara y tautológicamente dicho que todo lo que no sea Él son "viejos rencores" y afán de abrir "heridas cerradas", que todo lo que no sea Él es la vieja República. Su discurso -siempre referido al futuro y a la esperanza-  es profunda y explícitamente antirrepublicanista, pero no solo en lo que se refiere al modelo de estado, sino también porque quiere súbditos con espíritu de sacrificio y abnegación antes que ciudadanos libres que exigen inmediatamente cambios que de verdad hagan progresar la sociedad.

   Pero convertir sus preocupaciones personales (perder el trabajo que por el momento la Constitución le encomienda) en el centro de su discurso navideño tratando de llevarse por delante a la memoria histórica, a Podemos y al independentismo, es intolerable, es insufrible y debería ser objeto de una severa sanción por parte del Parlamento a la llamada casa real. Según este rey, mirar a la historia es peligroso y subversivo. Se ve que no le gusta que nadie sepa de dónde viene él.

----------------------- 

BANDO MUNICIPAL PROCLAMANDO LA II REPÚBLICA EN JEREZ (17/04/1931):


El periódico conservador El Guadalete publicó estas noticias el día 15 de abril de 1931:






martes, 11 de abril de 2017

"La batalla del mercado (Leyenda andaluza)", de José Antonio Lavalle (1841)


En el tomo cuarto, pp. 585-591, de la Revista Andaluza (1841) nos encontramos con un ameno texto del autor jerezano José Antonio Lavalle dedicado a la ensangrentada situación política en Jerez en el año 1467. El texto entero haciendo click aquí: LA BATALLA DEL MERCADO (J.A. LAVALLE)


Destaca en este interesantísimo texto de Lavalle una referencia a la posición del pueblo de Jerez respecto a las luchas de poder entre caballeros y los negativos efectos de la guerra contra Granada en la vida económica y social de nuestro término municipal, refiriéndose a la resistencia de los trabajadores, capitaneados por un tal "Gómez el cristiano viejo", según José Antonio Lavalle (el cual no cita ninguna fuente documental ni apoyo bibliográfico):
En su Historia de Jerez, el gran historiador Hipólito Sancho Mayi nos habla largo y tendido de las banderías en Jerez. Repasemos su capítulo sobre este tema, donde se refiere a las luchas fratricidas en ese mismo año 1467 (hacer click): BANDOS EN JEREZ (HIPÓLITO SANCHO)Creo que hay mucho no estudiado en profundidad detrás de todas estas referencias que Hipólito, Rallón, etc., dan sobre estos hechos...

Citando a los rufianes Antón Buenamiel y Fernando el cojo, como Lavalle hace en su artículo, refiere todo este enfrentamiento civil en Jerez el historiador Fray Esteban Rallón:

CAPITULO XIII: Le que en este tiempo pasó entre los particulares de Xerez

"Las controversias pasadas entre los dos Alcaides Pedro de Vargas y Esteban de Villacreces no han
permitido interrupción en el proceso del tiempo, y asi es necesario volver atrás al año pasado de
1467, en el cual no había menos inquietudes entre los particulares de la Ciudad que las que ella misma padecía por apagar el fuego de los de fuera. Estaba esta república llena de hombres facinerosos á quien llamaban rufianes, los cuales a la sombra de los caballeros hacían insultos y maldades, robos y muertes, efecto de los bandos en que la nobleza estaba dividida, cuya disensión obligaba á cualquiera de ellos á valerse de este género de gentes para tener séquito.

No porque la nobleza de Xerez se haya favorecido de este género de gentes, ha patrocinado sus maldades; sino porque siendo ellos desalmados, hallaban comodidad para ello en la falta de paz, y si los recogían, era por mejorar su partido; y con ellos mismos resistir á los que estaban en la parcialidad contraria y vivir más asegurados con ellos; con que se hacían los unos cómplices de los otros, y ellos se tomaban mas licencia para ser malos, y andar armados, con que se hacían más temidos; pocos días se pasaban sin pendencias, heridas o muertes, porqué estos malos hombres no solo acometían á los enemigos, sino á los vecinos honrados y quietos, que independientes de pasiones y sentimientos comunes, se estaban en sus casas cuidando de ellas y de sus haciendas, á cuyo efecto veremos el Cabildo de 11 de Junio del año pasado 1467, en el cual se trató de una batalla que habían dado en las calles de Xerez, donde fué tanta la sangre, que fué necesario acudir por remedio á el Duque de Medina para que como virrey ó Superitendente del Andalucía le pusiere remedio.

Vino á Xerez, llamado de la Ciudad, tomó la mano en la composición, y volvió á hacer otras paces en la iglesia de San Marcos y se les dió asiento en esta forma: Estando el magnifico y muy virtuoso señor Duque de Medina Sidonia, Conde de Niebla, Señor de la ciudad de Sanlúcar dentro de la iglesia de S. Marcos de esta Ciudad, en la capilla que dicen de Nateras (hoy del Sagrario): asentado asimismo estando ende los honrados GarcíaDávila y Alvar López, veinticuatros y Juan Nuñez, Jurado, é eso mismo, estando el Jurado Juan de Torres é otros caballeros de esta Ciudad, en presencia de Antón Franco, escribano del Rey, y testigos yuso escriptos el dicho Señor Duque, estando asentado según dicho es, dió a mí el escribano dos escrituras en un pliego de papel, la una firmada de su nombre é sellada con su sello, y la otra firmada de ciertos nombres: la primera está á la letra en el Apendice número 17. En ella dice el Duque que por cuanto el martes pasado, que se contaron nueve dias del mes de Junio, hubo acaecido en esta Muy Noble é Muy Leal Ciudad de Xerez de la Frontera, cierto ruido y levantamiento entre algunas personas caballeros, escuderos, y criados de su casa y naturales de esta Ciudad, en el cual ruido hubo ciertas heridas de los sobredichos caballeros, e asi mismo fueron cometidos y hechos otros excesos, los cuales dichos caballeros acatando la grande naturaleza é crianza que en mi casa han habido é tienen y el gran amor y buena voluntad que siempre les tuvo y tiene para los honrar y facer mercedes, asi a ellos particularmente como al bien público, etc.

En un libro antiguo, de donde he sacado estos instrumentos, dice su autor que á esta llamaron la del Mercado, de donde se refiere que eran tan frecuentes estos encuentros que para entenderse los diferenciaban con sus nombres propios.

En 10 de Agosto se juntó la Ciudad en su Cabildo, y deseosa de que esta paz permaneciese y fuese perpetua, propuso el Jurado Juan de Torres que luego sé diese orden en poner remedio á los rufianes y hombres de á pié, mala gente, y que no estuviesen esta Ciudad y que ninguna persona los tuviese, y que los que los tuviesen, los echasen luego de su poder, y a cada uno de los caballeros de esta Ciudad y de el dicho Cabildo señalase para su servicio buena gente y de sosiego, porque la Ciudad estuviese pacífica y llana. Y que requería a los señores que así lo hiciesen, porque toda pacificación y llaneza hubiera en esta ciudad

Luego dijo Pedro Rodríguez, Jurado, que cerca de las casas de su morada, Antón Buenamiel y Fernando el Cojo, tenían tablero de un año á esta parte; y otras muchas cosas se hablaron concernientes todas á este fin y dirigidas á él y á la conservación de la paz, y por conclusión se dijo que todos los Veinticuatros y Jurados y cada uno de ellos señalasen las gentes de sus familias, para que reservadas las demás, fuesen echados de la Ciudad y para que se vea el modo con que en aquel tiempo se portaban los caballeros de Xerez, pondré aquí las familias como cada uno las señaló:"

==========

Revista Andaluza:

Sobre la Revista Andaluza véase: